facebook y traductor

En el ánimo por la difusión de los deportes de tracción de viento bienvenido a KiteProki. Vívelo tu mismo y siente la libertad. .......1024px gloogle-chrome secuencia salto

barra de botones

23 diciembre 2009

TESORO BLANCO




Estos días he nevado en Zalduendo. El juntar nieve, viento y buen tiempo es un tesoro que no hay que desperdiciar. Ha durado 8 días, de los cuales, he podido disfrutar 6 (unos más que otros). Anteriormente ya nevó un poquito y pude calentar los cantos en las campas. El domingo empezó a nevar cuando bajaba de rodar, esperé impaciente a que amaneciera. Mi sorpresa fue que en Burgos, sólo el fondo de las señales de tráfico estaban blancas. Al salir del curro me fijé que los montes cercanos a Zalduendo Blanqueaban. La curiosidad no permitió que me quedara en casa, así que cogí los bártulos, los monté en el coche y a las campas. Durante el trayecto no vi ni un palmo blanco, pero cuando llegué al spot la sonrisa me inundó. Todo blanco, aunque la capa de nieve era escasa. Ni me lo pensé, me calcé la tabla y enredando al final conseguí hacer la Ruta del Sapo. ¡¡¡¡¡Inmensa felicidad!!!! enlace a artículo.

El miércoles de esa misma semana comenzó a nevar con ganas y cuanto más blanco se ponía más contento estaba. Que contradictorio es cuando el resto de las personas ponen mala cara por la climatología y a tu no cabes por las puertas más grandes pensando en el snowkite. Por la noche también nevó, resultando 20cm de nieve polvo por todas las campas y alrededores de Zalduendo. Estaba que no podía más esperando el momento de subir, la decepción la puso el viento. El jueves no salió ni a saludar.
Buenos mal que lo arreglamos con el 4x4 de un amigo. Perdón a todos por descuajeringar un poco la nieve en ese cacho, pero fue inevitable el quedarnos parados.



























El viernes ya fue otra cosa, el viento hizo presencia y nos dejó buen sabor de boca al final de la tarde. Sobre las 5:30 pm, después de dar el curso, me tocó mi rato. Sin tenerlo pensado me subí a lo alto de las antenas, esta vez por lo blanco y aunque ya anochecía no me pude resistir saltar a las tierras y acercarme hasta el hotel. Otro día genial en el que disfruté, disfruté y disfruté, a pesar de perder las gafas de ski en esa zona. enlace a artículo













El sábado aparecí un poco tarde, muy a mi pesar. Por la mañana Alberto y compañía pudieron disfrutar de un buen viento. Por la tarde se quedó flojillo y al final nos recompensó. Pude surfear la nieve por las laderas que dan a la carretera antes de llegar al pueblo desde Burgos y sortear los árboles de los militares abajo de las campas. Ya no puedo pedir más, estoy pleno de satisfacción.












El domingo tuvimos también día soleado, nieve polvo, alguna visita y viento muy justo. Pero al final de la tarde pude volver a repetir las bajaditas a media ladera. Me volvía a casa pensando... y mañana...
Para el lunes la llovía atormentaba mi cabeza, el viento lo pronosticaban fuerte. Al final llovió y junto a la subida de las temperaturas nos aguó las campas. Había quedado con Jesús y su carrovelaski, así que a pesar de todo, había que subir a verlo y probarlo. Por la mañana estaba bien, comentó Jesús. A mi llegada por la tarde, por minutos, desaparecía lo blanco y verdeaba la campa. Por tanto, como el tiempo apremiaba, a toda prisa pudimos sacarle un ratito a lo último de lo blanco entre risas, agua, frío y no se que más.



Sigo esperando la siguiente nevada cada día que me levanto. Quien sabe que surgirá en Zalduenlandia, parece que te embruja cuando estás. Aunque no me olvido de la primera vez... esto lo dejamos para otra ocasión.

Grabé un poco de cada día como pude, este es el vídeo del resumen y con el que os felicito la Navidad.
Tesoro Blanco


No hay comentarios:

Publicar un comentario