facebook y traductor

En el ánimo por la difusión de los deportes de tracción de viento bienvenido a KiteProki. Vívelo tu mismo y siente la libertad. .......1024px gloogle-chrome secuencia salto

barra de botones

02 octubre 2009

Mundial de Kitebuggy 2006 Gravelines (Francia)



Primeramente he de decir que necesitaba tiempo para asimilar todo lo que ha acontecido estos últimos días. Por las personas que han mostrado tanto entusiasmo estoy en deuda, espero que con los relatos siguientes pueda saldar parte; sin dejar de estar a vuestra disposición para lo que a esto me refiero.

La experiencia la hemos vivido varias personas, algunas de ellas ya han compartido algo con todos vosotros. Aunque Rubén (Alisios), en su diario, os ha detallado muy bien todo, siempre queda algo que contar. Intentaré haceros vivir la competición como yo la he sentido. Cada uno de nosotros tenemos sensaciones diferentes ya que la competición es individual.

Te vas acercando a la playa, en tanto, vas percibiendo el ambiente. Vas muy entusiasmado, con ganas de empezar. Observas el despertar del día, a la vez vas captando el aire que respiras, los pasos que vas dando. Comentas tus intenciones y apreciaciones con los compañeros, pero según te vas acercando cada vez concentras más la atención en la brisa, las ramas de los árboles, las nubes... entusiasmado por conocer la velocidad del viento.




Pasas al recinto donde descansan los sufridos buggys, los recoges y alzas la vista hacia el pasillo abanderado, observando que hondean con fuerza. El bello se crispa al pasar por debajo de tu bandera cruzando el acceso arenoso, sigues tirando de esos pesados “tres ruedas”, haces cumbre del pequeño cambio de rasante y divisas una inmensa playa con un fondo difuso entre la bruma y los barcos que navegan. El rostro se llena de viento y el corazón cambia de ritmo, sigues caminando… sintomático la captación de todo lo que te rodea, analizas los datos, saludas a los pilotos que te cruzas y te acercas al box-caseta donde guardamos el resto del material.

Comienza la preparación de todo el material que necesitas, que es todo. En el box-playa colocas estratégicamente las comentas que prevés necesitar, al igual que los buggys para no estorbarnos los unos a los otros. Cada día se cambiaba de box-playa. Mientras realizas estas tareas vas captando la meticulosidad de los veteranos, pero la fogosidad de rodar puede con todo y no dejas de pensar en montarte y probar que pasa hoy. Las referencias de los que ya están rodando no nos sirven, es otro concepto y el tiempo abrevia, pronto sonará el pitido del megáfono.





Toca a brigfing… Todos los pilotos nos dirigimos al punto de reunión de inmediato. Cuando habla Philip, a pesar de tenerlo que comunicar en dos idiomas, nadie deja de mostrar interés y respeto absoluto. Las explicaciones son muy concretas y precisas, además de aclaraciones del estado del viento y del terreno por donde discurre el circuito. Una vez pasados los minutos en los que se resuelven las dudas de los pilotos se sincronizan los relojes. Llega el tembleque, la incertidumbre, la elección de la talla de la cometa, las ganas de mear, las prisas por llegar a la línea de salida… los 15 minutos se pasan en un suspiro y siempre te quedan cosas que preparar.
►Llegas a salida, la adrenalina fluye por las venas a gran velocidad. Esquivas cometas a la vez que tienes que cuidar los buggys del suelo, por todos los lados hay colores y colores pintando el cielo. Arriba, abajo, a la derecha a la izquierda, delante, detrás, todo está ocupado, no hay espacio pero hay que buscarlo para tener una buena posición de salida. Madre mía, me rodean, golpean mi cometa una y otra vez, la desventan y no puedo corregirlo, el buggy lo tengo atrapado entre otros, si me bajo me atropellan, es un caos y están en la cuenta atrás. 10, 9, 8, 7… ahora, ahora la puedo recuperar... joder que cabrones, no respetan nada y no hacen más que gritar…. 6, 5, 4, 3… venga, venga que ya lo tengo, arriba, sube, arriba… se me va a salir el corazón… 2, 1, pi-pi-piiiii. En este momento las pulsaciones, los instintos, los reflejos inundan todo el cuerpo y te conviertes en un “camicace”, te quedas en blanco y sólo piensas en potenciar la cometa y salir despedido a la máxima velocidad.
Corres y corres más, remas con cuidado no salgas volando, pero necesitas más y más velocidad. Venga que adelanto a uno y a la vez me adelantan a mi… ¿de dónde ha salido?... mierda, que me cierra porque va muy pasado y deriva, no puede controlar el buggy… que me da, que me sacude y tengo más al otro lado, no puedo desviar mucho el rumbo porque me empotro contra otro… joder, joder que me la pego… voces y más voces… ¡ufffff!, que alivio no se por donde hemos pasado todos. Sigo y sigo más rápido, estos tíos no se apartan….  Ehhhh!, quita, no te cruces… De repente mi Combat de 4.8 se convierte en bocadillo de otras dos que me rozan por encima y por debajo… intento sujetarla sin desviarla de su trayectoria, una me desventa y la otra me engancha los frenos, me quedo sin potencia y me están pasando…. Que putas son… Tenso los frenos, la potencio al máximo y consigo mantener la presión suficiente para que siga traccionando a media altura…. La velocidad del viento son unos 25-30 km/h, rodamos a unos 60-70 km/h, un error puede ser causa de lesión.



En los tramos del circuito en los que la trazada es larga y el espacio es suficiente el corazón se alivia, pero pronto llega otra vez la tensión. Las bollas se cogen apurando al milímetro y algunas son de ceñida. Los giros son peligrosos, estamos muchos intentando pasar. Ehhhh!, no, no, no lo hagas ahora, que me partes la ceñida, no gires, no, no… intento esquivarle pero me encuentro con el que viene detrás, mierda… o me desvío o me joden… me obligan a realizar una maniobra rápida levantando la cometa muy deprisa para no enredarme con las suyas… ¡AAAAAAAA! ¡Que despego, que despego!, mierda, que no puedo soltarme porque no puedo hacer fuerza, me duele la fisura de la costilla… AAAAAA¡¡¡¡¡ salgo despedido y a la vez el cabo de arnés se me engancha en el GPS…. Joder que revolcón, estoy entero…. Si estoy entero, pero mi buggy se lo lleva la cometa… no te vallas, vuelve, que voy a por ellos otra vez. Con el mismo entusiasmo te vuelves a levantar y continúas como sea, esto sólo acaba de comenzar.


Hay tramos del circuito (se modifican en cada regata) en los que hay tantos cruces de buggys que “crees que vas al revés”. Las prioridades han de respetarse, pero la prioridad se convierte en yo primero. Recuerdo que ha Fernando le pasaron por encima del eje. Hay momentos en los que los ojos se te salen de las órbitas de tanto fijar la mirada, a la vez que el corazón del pecho, pensando si te dará tiempo a pasar antes de que te colisionen. Al finalizar la regata (25-40 minutos), al primero, le restan 15 minutos de descanso para comenzar la siguiente, en la que se inicia el mismo procedimiento. A los últimos apenas les queda tiempo.◄


Para finalizar he de puntualizar, muy resumidamente, unos aspectos que aclararán ciertas dudas de los seguidores:
   *El terreno. No nos esperábamos una playa tan puñetera, irregularidades en las que no dejabas de temblar y se nos aflojaban los tornillos de las ruedas. Los charcos que te frenaban casi en “seco” y la arena blanda que encallaba las ruedas, con los consiguientes riesgos y dificultades de pilotaje.
   *Los buggys. No tienen nada que ver con los nuestros. Anthony, el de powerkite, me dejó uno de los suyos para las regatas. No conoces su comportamiento, pero en ese terreno puedo deciros que las vibraciones no se transmitían apenas. Cuando vas muy deprisa el buggy tiene un comportamiento mucho más estable. Los giros no son tan bruscos como los que hacemos nosotros, pero también se pueden realizar en poco espacio. Al pesar más (55 kg) no derivan tan fácil, máxime si encima los lastran con 20 kg más, distribuidos en la rueda delantera y en el eje trasero.
   *Las cometas. ¿Tienen que ser grandes y con líneas cortas?. No sólo eso, tienen que tener muy buen perfil de alargamiento. Al ser mayor la superficie consiguen mayor potencia. Las líneas son cortas porque sino no podrían con ellas, pero además permiten tener mayor precisión en el pilotaje de la cometa, ocupar menos espacio aéreo y menos distancia de separación entre las líneas.
   *Pilotos. No cabe duda la mayor experiencia que tienen sobre la nuestra en regatas de este tipo. Es tan importante como conocer el material que utilizas. Son excelentes, pero no debemos menospreciarnos, nuestro nivel es bueno también, necesitamos adaptarnos a sus condiciones.
   *Los circuitos. Entusiasman las modificaciones en cada nueva regata, y necesitas utilizar todos recursos en cada uno de ellos (ceñidas, empopadas, giros…).


Es lo más de lo más. Un pequeño error significa perder tu posición, un poco mayor perder una buena clasificación y un gran error significa quedar el último además de lesionarte. Necesitas mucha potencia en las ceñidas para hacerlas de una sola trazada, sino haces más km y más tiempo tardas. En la “empopada” tienes que tenerlos bien puestos porque vas súper pasado, por eso te tienes que agarrar con un brazo al buggy a la vez que pitotas con el otro. Hay mucha diferencia pilotando una cometa de competición. Es imprescindible que penetre mucho en la ventana para que el tiro sea menos perpendicular al desplazamiento. Que tenga una buena relación de alargamiento frente a las presiones que se mantienen en ambas partes de la cometa para evitar los desagradables caramelos o plegadas. Y por supuesto rápida en la respuesta de giro acorde con su tamaño.


Tengo que dar las gracias a Anthony (powerkite) por dejarme un buggy bitfut, a mis compañeros por ser como ellos son (no tienen precio), la hospitalidad que nos han brindado y a mi club que se lo merece todo, Viva viento Norte.
No quiero concluir sin agradecer a Luis de Windaction su amabilidad y gentileza por apoyarnos siempre en estas causas. Sinceramente he de decir que las PKD COMBAT ofrecen unas prestaciones inmejorables que las hacen idóneas para la competición. Durante esos días he podido probar todas las tallas y acostumbrarme a ellas, desde la 2.9 hasta la 8.6, van de cine, sacan la potencia de donde no la hay. Cuanto más pides más te da.



En Zalduendo seguiré probando y aprendiendo con esta nueva modalidad de practicar el kitebuggy, buggy grande, cometa grande y líneas cortas. Espero en breve poder comunicaros que pasa con esto cuando no es en la playa.


Un saludo, buen viento y muchas regatas para todos. Proki




PD: Después de leer la parte de la regata  vuelve a ver el vídeo de Anthony (powerkite), justo cuando empieza la cuenta atrás, te sentirás dentro de él.


Enlaces:


No hay comentarios:

Publicar un comentario